viernes, 15 de diciembre de 2017

Exposición Armonía-Caos


“Armonía - Caos”
 Estudio del paisaje de Iván Romero
Sala 5 Museo Alejandro Otero, Caracas Venezuela

La muestra “Armonía - Caos” nos presenta la interpretación personal y contemporánea de Iván Romero sobre el paisaje desde el año dos mil doce hasta la actualidad, producto del estudio de la naturaleza a través de las abstracciones gestuales del paisaje, con un amplio sentido estético del análisis y la reflexión de intersubjetividades, que surgen de experiencias y sensaciones de la búsqueda introspectiva del hacer creativo de una representación emocional. Es así que encontramos en sus piezas alusiones a temas como el vacío, la espiritualidad, el misticismo, en los que el artista enfatiza la armonía en la contemplación de los elementos naturales que permiten la tranquilidad, el sosiego y la meditación, en contraposición al ruido y al caos del paisaje pictórico, todo ello con un una enorme expresividad y fuerza.

El artista Iván Romero crea y recrea según las posibilidades del mundo que conoce; le da forma a su realidad, no de manera descriptiva sino de modo poético, porque es imposible para él, aun tratando, representar la realidad tal cual es, por ello lo que hace es darle forma a sus interpretaciones de manera pictórica, evocando las formas, los paisajes y los lugares visitados del continente americano: Ecuador, Colombia, Venezuela, Costa Rica y Estados Unidos. El artista le otorga a sus impresiones un carácter particular que logra plasmar por medio de aspectos cromáticos, formas y gestos característicos de la naturaleza propia de esas regiones, obra construida con su capacidad del saber cognoscente.

Según Kant los objetos son regidos por nuestros conocimientos, ningún conocimiento precede en nosotros a la experiencia y todo conocimiento comienza con ella, esto en cierta manera nos permite comprender si tenemos el conocimiento y la experiencia clara, por ejemplo de lo que representa para nosotros un paisaje y si con nuestra vivencia podemos reconocer uno, o se puede desde lo simbólico o desde el gesto reconocer situaciones de la naturaleza. Esto es probable porque el sujeto constituye al objeto desde su experiencia, su percepción y el empleo de conceptos que usamos para razonar.

La memoria del artista le sugiere lugares, sensaciones y efectos cromáticos, situaciones que le llamaron la atención y ha registrado en su subconsciente, esto le permite tener una serie de archivos que va administrando a discrecionalidad en el hecho creativo, toda una serie de recuerdos ambiguos que vierte sobre sus lienzos a modo de diálogos constantes. Esto nos permite comprender que cada lienzo es en sí mismo un archivo de diferentes estados del pasado de Iván, una suerte de sintaxis creada desde la memoria por medio de sus recuerdos, un lenguaje pensado, de cierto orden y en ocasiones de cierto desorden de la memoria del olvido.

Una reflexión valiosa de Iván sobre su memoria nos comenta lo siguiente:

Al tratar de comprender los procesos de síntesis por los que transita la imagen que se aloja en mi memoria y cómo desde la observación y vivencia del paisaje, que va de lo macro, estando inmerso en un páramo de los Andes venezolanos o navegando a través del lago de Maracaibo y almacenar toda la información consciente e inconsciente a la que se está expuesto, transformarla en posibilidad expresiva, o desde lo micro, estando sentado en un recodo del Jardín Botánico y contemplar las manchas que el polvo, la lluvia, el paso del tiempo van grabando en la madera que se deteriora, al no perder de vista los detalles que ofrece una hoja seca, el vuelo de una semilla, los mohos y hongos adheridos a los árboles, los peces y las floraciones en las pequeñas lagunas, las exuberantes bromelias. Es así como, tras el asombro que me causan estas expresiones naturales que se sintetizan en mancha, busco hilvanar cada detalle, hacer conciencia de las sensaciones que me producen, de las asociaciones que hago y de los resultados plásticos obtenidos en el taller.

Existe una armonía en el paisaje de Iván cuando sus gestos, líneas y trazos concuerdan con el color; hay un equilibrio de las formas, situaciones cromáticas, en el aspecto compositivo, que evocan a la serenidad, inmovilidad o calma por la estabilidad del conjunto de sus elementos distribuidos acordemente en la pintura, lo que la hace agradable a la vista debido en parte a su sencillez. Tal carencia de recursos o materia rememora lo sublime relacionándolo con el plano espiritual, que parte de la sensibilidad, evocando la paz, la tranquilidad y su relación con lo bello de lo etéreo, lo inmaterial del espíritu donde no se sabría diferenciar si es el espíritu del artista o el de la naturaleza o el de ambos, presentes en la pintura.

Existe en el trabajo de Iván una gran dualidad muy característica así como ocurre en la naturaleza de nuestro medio ambiente y la naturaleza del ser humano, algo que surge espontáneo y sorpresivo, no es lineal, ni predecible como lo es el caos, son acontecimientos o situaciones difíciles de dominar o predecir, que se presentan de modo incontrolable, situaciones ajenas al artista, acontecimientos externos, impulsos no manejables, los cuales hacen surgir imprevistos en la pintura, alteraciones que pueden resultar provechosas y ser las causales de acontecimientos estéticos favorables, en la búsqueda de imprevistos azarosos que sean el detonante de posibilidades plásticas.

En la naturaleza hablamos de una perfección con formas de un orden y armonía, en constante cambio y transformación de formas perfectas e imperfectas y esa imperfección, representada por la anarquía, la podemos constatar en el trabajo de Iván en piezas de enormes contrastes, en el excesivo uso de los elementos expresivos, en el atiborramiento de formas, lo que establece su propio orden, muchísimo más complejo, que aparentaría un caos que no es tal. Su obra relaciona la oscuridad, el desorden, que en la pintura es un exceso de elementos, las formas presentadas con exceso de valores cromáticos, para denotar alteraciones extremas de emociones y sentimientos compulsivos que se hacen huella en la tela.

La investigación de Iván desde sus dos grandes series, la de marinas y la de bosques, en su conjunto, parece abordar la búsqueda de representar físicamente la inmaterialidad, la desmaterialización del paisaje desde lo etéreo, involucrando el aspecto espiritual y emocional. Si no tuviéramos en cuenta esta concepción de su pintura los trabajos nos parecerían inacabados, de formas no precisas, cosa que no es así, ya que hay tensión y contrastes en situaciones de armonías y luchas entre las formas plenas e inacabadas, muy estimulantes a la percepción, lo que las convierte en piezas potenciales que van desde la posibilidad de la nada al infinito del espíritu, algo más allá de lo finito de su ser.


-->
La pintura de Romero encierra una atmósfera de meditación, espiritualidad y misticismo que nos estimula a disfrutar su interpretación del paisaje, como una serie de gestos y colores combinados de forma equilibra, por lo que logra trasmitir sensaciones de relajación, sosiego y reposo, un gran estado de armonía. Esta muestra invita al espectador a ir descubriendo asociaciones y a indagar en las diversas variantes de temas que nos sugieren las diversas estaciones, atmósferas y series de bosques y marinas, las cuales nos remiten a una constante inquietud y al estudio del paisaje desde su visión y desde la evolución de sus reflexiones de taller, de su búsqueda introspectiva del hacer creativo, del análisis autocrítico de los aspectos plásticos y conceptuales, de la naturaleza que se encuentra en constante transformación y cambio dinámico, tal como el pensamiento crítico del hombre en los tiempos difíciles que suele generar cambios, crisis o caos.

Jhonny Fung




















Fotografía: 
Erlen Zerpa
Ivan Romero

miércoles, 27 de julio de 2016

Ivan Romero Portafolio 2015/16


En ésta etapa mi pintura habla del resurgir de la vida tras la devastación, tras el incendio, siempre la vida se regenera y aparece hasta en los lugares mas inhóspitos, la energía de la vida es absoluta y se expande reanimando todo aquello que toca, es así como la obra se conecta con lo esencial, con lo sacro, con el silencio del bosque que actúa en el proceso transformador y renovador de él mismo y por extensión de todo lo que mora en él. Y es ese silencio el que me impulsa a crear y es desde ese silencio como abordo la producción de las obras; desde la idea de ir al espacio natural y disfrutarlo y absorberlo en cada inspiración, en cada mirada, y llevármelo en mi y luego desde ese mismo silencio vaciar poco a poco sobre la tela para que salpique y manche en color, en emoción y en imagen transformada, cargada de esa energía vital. (ampliar información en http://ivanromeroarte.wix.com/artista


En el Taller - Caracas 2016

















domingo, 27 de marzo de 2016

MONUMENTO A LA PAZ



Escultura contemporánea cuyo contenido estético se enlaza con el contenido simbólico imprimiendo desde sí un mensaje de PAZ, de HERMANDAD, de TOLERANCIA... es pues la premisa con la que se crea ésta obra que nace de la necesidad de transformar no sólo el entorno, sino también el pensamiento de quienes cohabitan en la avenida Carabobo de San Cristóbal buscando con éste símbolo acercar a los seres humanos y recordarnos que somos eso, "Seres Humanos", por encima de cualquier hecho social, político, económico o de otra índole. Pues más allá del momento histórico que vive nuestro país los venezolanos siempre hemos sido hermanos, compañeros, colegas, amigos, amantes... y es ese amor el que nos puede ayudar a pasar el duro momento.


En San Cristóbal se levanta la primera obra de una serie que pretende recorrer el país, es éste el punto de partida para sembrar ese árbol maravilloso del arte cargado de un profundo sentimiento de paz. Y es esa sensación la que se tiene cuando uno se acerca a la pieza y contempla su cuerpo que se erige de entre las aguas silentes, que como árbol frondoso se eleva hacia el cielo y se corona con un mundo tocado por la levedad de luz, por la magia de la luz que emana de sí irradiando hacia el espectador, un mundo de donde descienden las aguas transformadoras y revitalizantes del espíritu, cuya brisa y sonido nos conecta con el origen, con lo natural, con el bosque de donde vinieron todos los "Árboles de la Paz".
Ivan Romero 2016


















viernes, 23 de enero de 2015

EL ÁRBOL DE LOS DRAGONES - Una Escultura Para San Cristóbal


El ÁRBOL DE LOS DRAGONES es una metáfora de un árbol milenario que guarda en si los secretos de la tierra, que vive en armonía y equilibrio con ella, es un árbol que guarda el paso del tiempo y acumula la sabiduría; es también un árbol en cuyas ramas se anclan los dragones y lo hacen su hogar. En esta pieza están presentes algunos elementos que dan origen a la construcción de la misma como lo son la fortaleza del acero bañado del color rojo que simboliza el amor, la pasión, la entrega, la sangre, la vida… más la misma estructura que se erige sobrepasando al horizonte, conectando al cielo con la tierra como lo hacen los árboles naturales y sus múltiples estelas que proyectadas a modo de líneas rectas le imprimen un dinamismo que hace de esta obra un signo y símbolo de crecimiento, de grandeza, de cambio, de progreso; pues lleva en ella sembradas las ideas de leyendas de dragones que anidan en robledales de acero.


Esta pieza fue desarrollada para el proyecto "San Cristóbal Escultórica, Museo a Cielo Abierto" que da inicio con el emplazamiento de cinco obras de artistas Tachirenses a lo largo de la avenida Marginal del Torbes. Para éste proyecto mi amada Fermín Francis y yo, junto a un gran equipo de trabajo nos mudamos por tres semanas al hermoso páramo "La Laja" invadiendo así el taller y hogar de nuestro buen amigo el maestro soldador Nerio Zapata con quien estamos inmensamente agradecidos por su acogida, su entrega a este proyecto y su amistad. 

El maravilloso registro fotográfico de manos de mi hermosa Fermín hizo posible la captura de cada momento, de cada etapa vivida, sufrida y gozada de esta temporada y es a ella a quien le dedico este logro, pues es quien se disfruta cada trasnocho, cada crisis, cada quejido por los dolores físicos tras cada jornada de trabajo y quien me empuja a seguir hasta lograrlo. En fin, ha sido una maravillosa experiencia y un hermoso regalo para la ciudad enmarcado en el proyecto de transformación de San Cristóbal emprendido por la Gobernación del Estado. 

Obras como ésta buscan rescatar el espacio público y generar espacios dialógicos, espacios de encuentro, espacios iconográficos y referentes, es pues ésta nuestra búsqueda como artistas, poder crear obras que dinamicen y transformen el pensamiento humano, la apreciación estética y las relaciones entre el individuo y su entorno.




jueves, 11 de abril de 2013

Invitacion: Inauguración de la exposición "MEMORIAS" de Ivan Romero


Como siempre, es muy rico regresar a casa, esa de la que hemos partido para encontrar nuevas aventuras visuales, para re-inventarnos paso a paso en la trayectoria y a su vez re-inventar lo visto, lo explorado. 

Ahora tras varios años sin mostrar mi trabajo en esta hermosa tierra del Táchira - Venezuela, mi querido amigo Heddy Duran y todo el equipo de la Galería de Artes Visuales "Jesús Alviares Hurtado" de la ciudad de Cordero me han extendido esta valiosa invitación para exponer en sus espacios, en esta oportunidad vienen algunas piezas resultantes de el "Viaje a Ítaca" y el "Invierno en Margarita", investigaciones recientes en las que se plasma parte del periplo por los Estados Unidos especialmente la investigación desarrollada en Central Park y el proyecto "Silence of River" desarrollado en "Expressiones Cultural Center" en New London Connecticut y mi retorno a Venezuela en el que por esas bellas cosas de la vida me alojé en "la Perla del Caribe" la hermosa Isla de Margarita, la que me regresa al trópico y al color, a la eterna y veraniega luz que maravilla y toca el alma. 





Agradecimientos Especiales a Francis Fermin por presentar su performance para la inauguración de esta muestra y a Osvaldo Barreto por escribir tan elocuentes textos. 

viernes, 19 de octubre de 2012

Portafolio 2012




El viaje a Ítaca continúa, sigo recorriendo mundos, conociendo personas hermosas y amables por donde paso, recogiendo los sabores, los olores, las historias, las vivencias propias y oyendo las ajenas, llenándome de visualidades  que no tenia antes de emprender el viaje, el recorrido me ha llevado desde el sur al norte de América, desde el hermoso y ancestral pueblo de Otavalos y la Arcadia Quito de Guayasamin a la multicultural New York, y de ésta  hasta la serena y apacible New London, y como he escrito en otro texto, el oleaje me ha mostrado tantas maravillas que no esperaba encontrar, como ver de frente a Orión en el límpido cielo nocturno desde mi terraza a orillas del Thames, o estar sentado bajo un cerezo florecido en la primavera del Central Park.
Ahora en Caracas puedo mirar ese tramo del recorrido y desde la distancia saborear las memorias, en especial las nacidas del hermoso “puerto de Connecticut”  (para aglomerar con este nombre las distintas poblaciones que me regalaron su maravilloso paisaje en especial New London, Groton, Old Lym, Mystic, entre otros) en donde el río Thames con su cambiante rostro motivó parte del trabajo desarrollado durante mi permanencia en esta tierra a que la hice mía, naciendo así mi proyecto “River of  Silince” desarrollado en Expressiones Cultural Center.
Guido y José, Sikiu y Sharon me guiaron en el recorrido, me brindaron historia y paisaje, aprendí de los modernos "Mohican" que la gran familia está para ayudarse que las cosas de la tierra no son de uno sino de todos;  que la vida es un largo compartir con amistad y cariño, con abrazos sinceros.
Hoy veo en la distancia y con cierto dejo de melancolía evoco lo vivido y pinto desde la memoria, desde la emoción y desde el feeling y nacen estas piezas bañadas en blanco y amor,  en rojo y cerezo, en azul y cielo, en gris y bruma, en plateado y río…
“En Búsqueda del Invierno” es una idea dentro de otra idea, un capítulo del “Viaje a Ítaca” donde, tras los resultados pictóricos obtenidos en función de las recientes experiencias de viaje he decidido ahondar en una línea directa hacia una pintura libre de color o por lo menos escasa de color, donde el blanco sea el eje de investigación. 
Y es que tiene que ver no solo con la memoria que se desvanece y va aislando los recuerdos, va filtrando las experiencias y se va quedando poco a poco en blanco, en donde el pasar de los años se reduce a vagos recuerdos, donde los rostros de otrora se van desvaneciendo y convirtiéndose en una pequeña insinuación, las múltiples experiencias de cada día se desdibujan al caer la noche y así la suma de todos los días y de todas las experiencias transcurrido un tiempo no son mas que destellos en blanco con alguna mancha de color. 
El invierno es precisamente ese momento del tiempo en el que el color desaparece para dar paso a las brumas, a las nieves, al blanco o gris, al recogimiento, a al encierro, a la meditación en soledad, al encuentro con el mundo interior, al silencio. Temas que abordo en este capitulo de la investigación. 

domingo, 2 de septiembre de 2012

Pinturas más Recientes (2012)

En el taller de bolsillo - Venezuela.






Amanecer en la Bahia - 2012 . acrilico/tela . 115x160cm

El baile del gato y las mariposas - 2012 . acrilico/tela . 140x160cm

La última nevada - 2012 . acrilico/tela . 140x164


Memorias - 2012 . acrilico/tela . 120x160

la ciudad de las memorias y los sueños - 2012 . acrilico/tela .160x106cm